Y dejé de desear

Y dejé de desear

Y dejé de desear una vida perfecta, para vivir los perfectos momentos. Y aprendí a no juzgar porque es inservible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.