Y de repente un día pasa que ya no eres el mismo

Y de repente un día pasa que ya no eres el mismo

Y de repente un día pasa
que ya no eres el mismo. Ya no
buscas, ya no demuestras, ya no
quieres y ya no luchas. Y no es por
orgullo o desilusión, simplemente
logras entender que no cualquier
persona puede ser ese lugar
en donde quieres estar.
J. Wailen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.