La lengua no tiene huesos

La lengua no tiene huesos, pero es lo suficientemente fuerte como para romper un corazón.
Por eso, ten cuidado con tus palabras